Search
  • anacandelas7

Mi hij@ esta triste porque está encerrado:¿Cómo apoyar emocionalmente a mi hij@ en está pandemia?

Estamos próximos a cumplir 10 meses desde que nos encerramos en casa por primera vez, y evidentemente a todos nos ha afectado este gran cambio. A lo largo de todo este tiempo hemos buscado adaptarnos a muchas cosas nuevas y con ello viene un gran cambio emocional que no siempre hacemos consciente.

Los adolescentes, debido a los demás cambios que están viviendo a la par, pueden ser los más susceptibles a una situación de aislamiento, y también en muchas ocasiones son a los que más les cuesta expresar y procesar emociones de una manera sana.

Por ello, en este post quisiéramos compartirles 6 sugerencias para ser un apoyo real para nuestros hijos y su desarrollo en esta situación :




1. Observa:

A pesar de la rutina, no pases de largo pequeñas acciones de tu hij@ como gestos, silencios prolongados, estar mucho tiempo encerrado(a), expresar frases extrañas o tristes, etc. Si pones atención, sabrás mejor cómo acercarte a el o ella.






2. ¡Habla!

Aunque no siempre obtengas respuestas, pregúntale sobre su estado de ánimo, sobre sus preocupaciones o miedos, incluso sobre sus intereses. El chiste es lograr establecer un canal de comunicación que haga los días más llevaderos.

3. Ponlo a actuar

Asigna labores diarias en la casa para cada quien, mínimo 2, que deban cumplirse forzosamente, que demanden un poco de actividad física, y que lo saquen del ciclo “televisión-celular-computadora” en la que todos los jóvenes están sumergidos.

4. Pon una meta

Creen una meta a corto plazo (1 mes o 2) con algo que realizar, por ejemplo: Pintar el interior de la casa, hacer un mural para su cuarto, armar un gran rompecabezas, ordenar ese closet donde hay puras cosas inútiles, etc. Esta meta agrega interés al pasar de los días.

5. Paciencia y amor

Probablemente tu hij@ va a estar más irritable de lo normal, conserva la calma, recuerda que nosotros somos los adultos. Sé más cariñoso de lo normal, a veces todo lo que necesitamos para sentirnos mejor es una palmada, una taza de té, una sonrisa o un abrazo sincero.

6. Esperanza y buen humor

No le hables siempre a tu adolescente de lo complicado y difícil que es todo esto. También platícale de las cosas buenas que nos ha traído. Habla con la esperanza de un futuro hermoso, con la confianza de que todo mejorará poco a poco; recuerda que somos el resultado de lo que pensamos, expresamos y compartimos, entonces nuestros hijos serán el resultado también de lo que ven y oyen de nosotros. No olvides nunca: al mal tiempo buena cara, y buen humor.

Recuerda que todo lo que hacemos por los demás es algo que también nos alimenta a nosotros mismos. Pon en práctica estas sugerencias y dinos si te resultaron.

Mientras tanto, ten la seguridad de que te seguimos acompañando a través de la distancia.

#SomosDiferentes


20 views0 comments