Search
  • anacandelas7

Mi experiencia como tutora de Prepa Carl Rogers

Por Daniela Montoya



Uno de los aspectos que consideramos más importantes en la preparatoria es el acompañamiento de los jóvenes, tanto en el área personal (emocional e intelectual), como en la relación que establecen con sus compañeros, maestros y padres de familia.


El acompañar a los alumnos en esta etapa de la adolescencia, donde experimentan cambios físicos, emocionales, socioculturales e intelectuales, donde están en la búsqueda de saber quiénes son y quiénes quieren ser, es sumamente importante, ya que en esta confusión algunos se pierden en el camino, y lo que buscamos es que logren desarrollarse de manera integral.


El ser tutor no es ser un prefecto que controle la disciplina a través de castigos, como lo expuse anteriormente. El objetivo es el acompañamiento a los jóvenes.


Es facilitar su integración en la escuela, conociendo a sus compañeros y maestros, fomentando la participación en las actividades de integración y recreación e impulsándolos al diálogo con sus iguales y sus maestros, conociendo y valorando a cada uno de los integrantes como seres únicos e irrepetibles.


Es estar en constante acercamiento con los alumnos, tanto de forma individual como grupal, una vez a la semana, en la que tenemos sesiones, donde se abre el diálogo en relación a como se van sintiendo, cuáles son sus necesidades individuales y grupales y, en caso de que exista un conflicto, podamos establecer acuerdos y así apoyarlos para su buena resolución. De la misma manera, se organizan diferentes actividades de acuerdo con la necesidad de cada grupo, siendo actividades de integración, auto exploración y juegos que los lleven al autodescubrimiento.


En cuanto a lo académico, los tutores estamos encargados de manera constante, semana a semana, de establecer comunicación con los maestros, y así poder revisar el proceso en el que se encuentra cada uno de los jóvenes, con la intención de conocer de manera pronta si alguno de los estudiantes se comienza a rezagar en su proceso educativo, y así impulsarlo para que logre los objetivos. En ocasiones consideramos necesario que los padres de familia se unan a este trabajo, en la búsqueda de soluciones para un mejor aprovechamiento.


Una parte importante de ser tutora es tener contacto con los padres de familia, ya que debemos ser un equipo para que el alumno tenga un mejor desarrollo. Si caminamos sobre la misma línea será más fácil para el joven, ya que tanto en casa como en la escuela tendrá las mismas indicaciones y apoyo.


Por ello, dos veces al semestre tenemos citas de retroalimentación, donde los alumnos, los padres y el tutor nos reunimos para la escucha de los logros, necesidades y dificultades que pueda tener el estudiante, con el objetivo de lograr acuerdos para que el alumno tenga un mejor desarrollo tanto en lo académico como en lo emocional.


Otras actividades que se realizan en tutoría es servicio social. Lo consideramos de suma importancia, ya que los adolescentes en ocasiones se encuentran ensimismados, siendo muy egoístas con las necesidades de los otros, creyendo que ellos son los únicos que tienen problemas y necesidades, por lo que se busca que conozcan otras realidades y mostrarles que pueden ser de mucho apoyo, y así sacarlos y enfrentarlos a realidades que consideran muy alejadas de ellos.


En Prepa Carl Rogers acudimos a diferentes instituciones de acuerdo con el grado de estudio y madurez de los alumnos. En primer semestre vamos con niños con parálisis cerebral en donde los jóvenes apoyan a los fisioterapeutas de la institución siguiendo las indicaciones que estos les dan, pasándoles texturas en todo el cuerpo, ayudándolos a dibujar, en ejercicios de coordinación como insertar cuentas, a dibujar o incluso a cocinar, siendo estas experiencias muy enriquecedoras para ambos, niños y jóvenes.


En segundo semestre vamos con chicos autistas donde seremos apoyo de las maestras, ayudando a los alumnos a realizar sus actividades diarias.


En tercer semestre vamos a un anexo donde los chicos tienen contacto con personas con alguna adicción, y realizamos actividades de integración y de autoexploración. A través de los años, hemos visto que el ir al anexo es muy confrontante para los alumnos, ya que se dan cuenta de que si pasan cosas con el exceso de sustancias y para las personas que están anexadas también los motiva dando una esperanza de querer regresar a estudiar y cambiar estos hábitos.

En cuarto semestre vamos a una casa de día con personas de la tercera edad donde les llevamos manualidades, jugamos con ellos, platicamos de sus experiencias de vida, nos enseñan a bailar, etc.


Estas visitas son sumamente enriquecedoras ya que los chicos se dan cuenta de que la vida solo es una y que la debemos disfrutar al máximo y a las personas de la tercera edad les gusta muchos que vayamos, porque que encuentran un momento divertido para compartir, sintiéndose escuchados y útiles al realizar diferentes actividades. La verdad es una visita muy bonita.


Ya en quinto semestre no tenemos servicio social, sin embargo trabajamos con ellos orientación vocacional, haciendo diferentes actividades para que ellos clarifiquen hacia donde quieren ir y como se ven en un futuro, de igual manera se hacen pruebas psicométricas, y visitas a universidades para mayor apoyo.


Puedo decir que los siete años que llevo como tutora en la preparatoria, han sido muy gratificantes, lleno de retos, de encuentros y desencuentros, ya que cada generación es muy diferente, y cada una tiene diferentes necesidades y aunque sea el mismo grado, cada uno es un mundo diferente.


En ocasiones mis grupos me han puesto de cabeza, teniendo que investigar de qué forma puedo acercarme y ser parte de su desarrollo, intentando ser una guía, acompañándolos a través de encontrar respuestas a sus inquietudes, a sus problemas emocionales y académicos, con el único objetivo de que salgan bien preparados y seguros de sí mismos para el inicio de su vida como adultos.


15 views0 comments